Versioneando: las mejores versiones de The Rolling Stones

rollingstones_2372801b

Las mejores versiones de los Rolling Stones

Más de setenta versiones han editado en uno u otro formato The Rolling Stones. Elegir un puñado resulta complicado, pero quién dijo miedo. Allá va nuestra pequeña selección. ¿Cuál de tus favoritas se nos ha escapado?

Love in vain (1969)

Incluida en el Let it bleed, la original pertenece a Robert Johnson y data de 1939.

 

Carol (1964)

De Chuck Berry, indudable inspiración en la forma de componer de Jagger y Richards, al menos aquellos años, grabaron varias canciones. Esta en concreto en su debut. La original de Berry data de 1958.

 

Shake your hips (1972)

Una de mis favoritas, entró en el doble Exile on Main St, ópera magna. Recrean con acierto la composición de Slim Harpo, quien la grabara como single seis años antes.

 

Harlem shuffle (1986)

Aunque rehuyo de los Rolling de los ochenta, esta versión de Bob Relf y Earl Nelson, que aparece en el Dirty works, merece la pena. La pareja la publicó en 1963.

 

Little red rooster (1964)

De su amado Howlin’ Wolf grabaron esta composición de Willie Dixon tres años después de la original.

 

Just my imagination (running away with me) (1978)

En Some girls, uno de sus discos más populares, el más vendido, hoy en día, en los Estados Unidos, metieron esta canción que The Temptations editaran en 1971.

 

Like a rolling stone (1995)

No podía faltar. Se editó como single y formó parte del álbum en directo Stripped. Recoge una grabación muy especial del famoso tema que Bob Dylan publicara tres décadas antes.

 

Versión EspaNola: Scorpions y Amaro

 

ScorpionsAmaro

Así te amo yo – Still loving you

Supongo que alguno recordaréis a  Joana Amaro, excelente vocalista barcelonesa que a finales de los ochenta montó un grupo de nombre Amaro. En su segundo largo, de título Bajo Presión y editado en 1990 por el sello Horus, se marcó esta pedazo de versión, a su aire, del archifamoso tema que Scorpions metieran en el disco Love at first sting (1984), la balada Still loving you. Cantada con estilo y sensibilidad, supo llevarla a su terreno, acomodarla, interpretarla con sensibilidad, bien enmarcada en un álbum de orientación AOR. Ahí va.

 

 

Baroness – Purple – 2015

baroness-purple.jpg

Baroness- Purple – 2015

A Baroness se les ha mezclado en el cuerpo el espíritu de los Muse de Absolution con la rabia de James Hetfield en Master of puppets y las guitarras de Brian May en Jazz. Así, las canciones enredan su épica en melodías apoteósicas y arreglos rítimicos enormes. Sebastian Thomson a la batería demuestra su dominio de platos y bombos mientras el juego bajo-guitarra sostiene los temas con fuerza: un colchón de piedra indestructible. La producción la realiza David Friedmann junto con la banda. John Dyer Baizley se encarga de las letras, la composición de todos los temas (junto con sus compañeros) y de tocar las guitarras, el piano y lo que se tercia, además de dibujar la portada y responsabilizarse del artwork del grupo. Pete Adams sigue a su lado como guitarrista y se incorporan como miembros de pleno derecho el ya nombrado batera Sebastian Thomson y Nick Jost tocando el bajo y los teclados.

El comienzo es arrollador. Morningstar y Shock me son dos singles perfectos, con líneas adictivas y la mezcla justa de puño y seda. En Shock me destaca el estribillo, de manual, un potente órgano y el trabajo de guitarras. Chlorine & wine, canción adelanto, resume, con acierto, lo que Purple contiene: suavidad en la entrada, progresión en la construcción del tema, buen remate, estribillo y arreglos meditados y una gozosa ejecución instrumental (ese solo a dos guitarras).

Aparece Try to dissapear lentamente en el horizonte y muestra los arreglos electrónicos que Baroness van repartiendo a lo largo de todo el álbum. Tema lleno de contención violenta que crece en torbellino hasta la parte final. Ese toque novedoso lo escuchamos también en Kerosen: aunque más seco se agarra a las armonías y los arreglos vocales y se adorna en un experimento sonoro al estilo Baroness.

Ironbell elabora sobre una melodía pop un excelente ejercicio de metal moderno, con una parte central alocada y transgresora. La pesadez que arrastra Desperation burns estalla con una pirotecnia vocal y rítmica alucinante, uno de los mejores del álbum, sin tanta complicación como los anteriores pero con igual efectividad. La final If I have to wake up (would you stop the rain) vuelve a la paranoia melódica de ritmos cortantes y juegos vocales poco habituales hoy en día, demostrando con qué aparente facilidad encajan las letras de Baizley en el entramado sónico.

Un gran artefacto sonoro para engrandecer la impecable discografía de Baroness, uno de los grandes del presente siglo.

Baroness- Shock me

 

 

Vain – No respect – 1989

Vain

Vain – No respect – 1989

Vain es la banda del vocalista Davy Vain, cantante en los dos primeros discos de la banda Death Angel: Davy se reconvirtió en productor tras su experiencia con los thrashers hasta que decidió recomenzar con un proyecto acorde a las modas sonoras de la época. En todo el disco se notan las influencias de grupos multiventas como Motley Crue, Ratt o Guns N’Roses junto con cierto aroma al hard seventies, sobre todo en la base rítmica (escucha Who’s watching you o Icy, por ejemplo). Vain consigue en este álbum una mezcla difícil aquellos años de productos sobreproducidos y anodinos: un conjunto de canciones con vida propia que se conjuga en una voraz bola de energía rítmica y armónica. Supongo que tuvo algo de culpa el productor Paul Northfield (se encargó de Operation: Mindcrime de Queensrÿche, Movin pictures de Rush o Alpha de Asia).

El fantástico riff a doble guitarra y bajo de Secret con su sencilla línea melódica y un estribillo convencional pero con gancho muestra por dónde vas a discurrir en este trabajo, tema cañero en cualquier caso. Beat the bullet comienza enseñando su patrón rítmico de bajo y batería para sumar progresivamente los demás elementos, excelente tema con uno de los estribillos más adictivos y un toque wah-wah chulo. Engancha a la perfección con Who’s watching you, cuyo mérito vive en el estribillo y el arreglo en el centro, donde la banda se para un instante para acelerar violentamente al apoteósico final; por cierto, un guiño a esa guitarra terminal. Laws against love podría perfectamente formar una terna perfecta para un concierto, con su elegante comienzo, su progresión, un buen puente y otro fenomenal coro central.

Vain – Beat the bullet

Quizá las mejores guitarras las escuchamos en Aces, donde riffs, punteos y el solo central están muy bien conseguidos (por cierto, ese riff te sonará a Led Zeppelin) y en 1000 degrees, tema caliente basado en un ritmo sensual con explosión vocal. La historia de Icy intenta emular este ambiente, con menos éxito, pero con indudable gusto en el trabajo de Davy y el mejor solo del disco. En Smoke and shadows intenta un trabajo más “serio”, con tranquilidad, línea melódica progresiva y estrofas largas. El mejor tema, que da título al álbum, No respect, tiene un comienzo suave, regala el mejor riff y el mejor puente del conjunto y un repetitivo estribillo, todo encaja y no debe darte vergüenza cantarlo a pleno pulmón.  No faltan la balada de época titulada Without you ni el tema vacilón pleno de rock and roll para cerrar, Ready.

La voz de Davy Vain se queda en un punto intermedio entre Vince Neil, Stephen Pearcy y Don Dokken, sin tanta chispa como Axel pero con la suficiente personalidad para marcar el producto. Las guitarras de Jamie Scott y Danny West destacan en la mayoría de canciones, manteniendo las líneas melódicas y con algunos juegos armónicos interesantes, aunque con poca pirotecnia, más aceptando su labor de acabar un gran producto final que en lucirse. La base rítmica, formada por Ashley Mitchell al bajo y Tom Rickard a la batería, cumple sin más, aunque Tom destaca en momentos puntuales.

Gran trabajo de hard rock melódico, una traca para un estilo que, aún sin saberlo, estaba dando sus últimos coletazos. No vendió bien ni falta que hace. Para fans del rock ochentero y para aquellos que tienen buen gusto musical. A subir el volumen.

Vain – No respect

 

 

 

 

 

Shotgun LTD – Shotgun LTD – 1971

Shotgun LTD

Shotgun LTD – Shotgun LTD – 1971

Una banda de chavales (tenían menos de 21 años) se dedicó a fabricar unas cuantas canciones de hard rock al estilo Led Zeppelin con muchas influencias del naciente heavy (sonidos de Blue Cheer o la guitarra de Leslie West) y algún ramalazo southern (Alamo, por ejemplo). La banda la comandaba Jack Schoolar como guitarrista y compositor principal, con la voz de Joe Gutierrez y la producción de Jim Gordon, quien también toca teclados (estupendo Moog) y saxo. Les acompañan el batería Buzzie Buchanan, Dave Norup maneja el órgano, Ben Benay como segundo guitarrista, Jerry Jumonville al saxo tenor y Ruben Dominguez al bajo. Componen sus propias canciones con alguna ayuda externa.

El trabajo rápido en los estudios (apenas una semana) de esta pandilla entrega un disco con excelentes pasajes muy elaborados, como en la inicial Bad Road o Against the wall, con su ritmo arrastrado, su arreglo excelente de hammond y un solo bestial. Number two cambia de registro y acerca al grupo a los sonidos soul con aroma a Janis. El intercambio de solos y pasajes instrumentales entre guitarras y teclas/órgano destaca sobre el resto, dejando en las orejas los momentos más vívidos e interesantes.

I don’t mind trae la mejor interpretación de Joe Gitierrez sobre un riff al estilo Page y un buen arreglo instrumental, suave pero ruda. Gran trabajo de guitarra en On top of you, tanto el riff principal como los dos pasajes solistas. El breve interludio de River of hope, con un buen dobro de Schoolar y el saxo de Jumonville, da paso al ramalazo psicodélico de Trials, rítmica, compleja en los arreglos. Otra de las mejor conseguidas, donde el Moog de Gordon se hace protagonista, de título Feelin’ bad, con una línea melódica espectacular. Cierra la obra Mixed nuts, dando caña, otro pelotazo roquero.

Un producto bien acabado, con inspiración, remedo de todo lo que se hacía en California a principios de los setenta. No un disco imperdible, pero sí un pequeño tesoro.

Shotgun LTD – I don’t mind

 

 

 

Lo más visto en 2015

descarga (1)

 

Ya van cuatro añazos desde que rockologia.com se puso en marcha. Entonces nos leían cuatro gatos al mes, poco después cuatro gatos a la semana y, por fin, nos leéis cuatro gatos al día… Avanzando en esto del multiverso roquero. Para los aficionados a pasearse por aquí y para todos aquellos y aquellas que sentís curiosidad, sin más, por saber de qué vamos por este espacio, un resumen de lo más visitado del año 2015.

Los viejos roqueros nunca mueren (aunque lo parezca).

Hay artículos alzados en el top gracias a la constante consulta, textos que aguantan temporada tras temporada en el top.

  1. Las mejores canciones de Testament
  2. Las portadas de Judas Priest
  3. Eric Clapton: sus mejores composiciones
  4. Las bandas de Steve Vai
  5. Bandas tributo femeninas

 

Las historias más (o menos) interesantes de (nuestra personal) Historia del Rock.

Tal como nosotros lo vemos, lo interpretamos o nos lo creemos. Algunas curiosidades llenas de rocanrol.

  1. Suicidas del rock: músicos que se quitaron la vida
  2. Rock y poesía. Diez poemas pasados por la guitarra
  3. Canciones sobre mujeres gordas (en el rock)
  4. Las mejores colaboraciones de Aurora Beltrán
  5. ¿Y si… Eddie Van Halen se hubiera unido a KISS?

 

Las novedades del año (discos nuevos y buenos).

Esto es lo más visitado de las novedades de este año pasado (y un poco del anterior). Rock de por aquí, ya sabes…

  1. Eldorado – Karma generator
  2. Gritando en Silencio – La Edad de Mierda
  3. Los Brazos – Más gas
  4. Algunos discos que sigo escuchando (4)
  5. Algunos discos que sigo escuchando (6)

 

Y, claro, nuestra sección dedicada al sexo en la música.

Una de las categorías más vistas en rockologia.com es la dedicada a la música comprometida… con el sexo en cualquiera de sus variedades.

  1. Sexo en el rock (1): esto está chupado (sexo oral y rock)
  2. Sexo en el rock (8): la primera vez (first cut is the deepest)
  3. Sexo en el rock (4): por detrás me gusta más (sexo anal y rock)
  4. Sexo en el rock (7): quedarse a medias (finish what ya started)
  5. Sexo en el rock (2): donde comen dos comen tres (tríos y rock)

 

Para acabar, aquellos artículos poco visitados pero muy queridos por nosotros (no pasa nada, ahora puedes leerlos).

  1. Phil Lynnot meets Gary Moore: sus mejores canciones
  2. Blues para novatos (1): Elmore James
  3. Lo mejor de Carmine Appice
  4. Written by Jack Ponti
  5. ¿Y si… David Coverdale se hubiera unido a Michael Schenker?

 

images

 

Algunos discos que sigo escuchando (6)

descarga

Algunos discos que sigo escuchando (6): especial fin de año 2015

Antes de acabar el año querría hacer justicia a cinco discos que me han acompañado estos meses (algunos más que otros) y que por diversas razones nunca han aparecido por este blog. Cinco propuestas diversas pero, sin duda, muestras evidentes de la buena música que se sigue realizando por nuestras tierras, cada una en su estilo: un poco de thrash, un poco de rock setentero con toque psicodélico, un poco de rock callejero directo a la mandíbula, un poco de hard rock melódico en inglés y un poco de folk-metal. Vamos allá.

Angelus Apatrida - Hidden evolution Angelus Apatrida – Hidden evolution

De veras, una carrera sólida como pocas en el thrash metal de este siglo y, tal vez, su mejor obra, a la altura de cualquiera publicada este año en el género. Contiene la rudeza, la técnica, la inspiración, la melodía, el ritmo imprescindibles, en fin, un compendio veloz de cómo fabricar un discazo de thrash. Guillermo Izquierdo a la voz y la guitarra, labor que comparte con David Álvarez, José Izquierdo al bajo y Víctor Valera a la batería. Temas a rescatar: Serpents on parade, Speed of light (con la colaboración de Chris Amott), End man, la inicial Immortal o la que da título al álbum, Hidden evolution y sus nueve minutazos. Aunque los cuatro están a buen nivel, destacaría el trabajo de guitarras, tanto en los fraseos como en los solos y la forma en la que armonizan los dos, con recuerdos a Judas y Megadeth por doquier. No esperes otra cosa que metal sin concesiones bien hecho.

Bourbon – Devastación Bourbon - Devastación

Segundo trabajo de estos músicos de Sanlucar de Barrameda, Cádiz, pero que lo mismo podrían ser de un pueblo sureño de Estados Unidos o vivir en un garito humeante de mitad de los setenta en algún lugar de Londres. Un paso al frente desde su disco debut (que aquí comentamos) en eso que tanto gusta decir: evolucionando. Pero con riesgo, sin acomodo, jugando con las sonoridades blues, psicodélicas y hard rock en su nueva versión power trío. Escucha Escrito en la pared o Devastación, marcan dos caras de ese camino, la eléctrica vintage y la acústica psicodélica. Un sonido exacto grabado y masterizado por Curro Ureba donde los tres miembros de la banda (y muchos invitados) intercambian protagonismo: Raúl Guerrero a la guitarra, Álvaro Guerrero a la batería y Juanma Gonzálvez al bajo. Cortes oscuros pero agarrados a insidiosas melodías como ¿Quién eres tú? o Contra el cristal junto con otros más animados como Hipnus o Una cuestión personal. Y de broche un gran artwork a cargo de Sancho García.

 

el-cuarto-verde-metroglobina El cuarto verde – Metroglobina

Viajamos a La Rioja esta vez para el tercer trabajo de El cuarto verde. Cuentan con Iker Piedrafita a los controles, así que ya sabes por dónde va el sonido de Metroglobina. Diez canciones de rock visceral, nervioso, de agitar cabezas y cantar a pulmón, con un pie en las armonías accesibles y otro en una base rítmica potente. Qué bien sienta la caña de la auto-definitoria Culo de mal asiento y ese brutal riff de Por la tangente, la sinceridad de Hoy (canción pistola) y Hazlo “si te lo pide el cuerpo” o el toque popero de La hora de los lobos. Rosendo colabora en Cómo purgar el radiador de una casa deshabitada. Pone la voz Odón y comparte las guitarras con Edu Doc, Julián le pega a la batería y el bajo lo maneja Deivis.  Buen rock, buen álbum.

 

Strangers – Survival strangers-survival

Seguimos este repaso en Madrid con una banda que facturó un disco de hard melódico con muy buen gusto y todos los elementos del género en dosis adecuadas. Mucho ramalazo ochentero, con toques Bon Jovi, Toto, Journey o Europe por doquier. Canciones suaves de arreglos jugosos como Forever o Stand by (acertado saxo) conviven con pelotazos roqueros como Burning Whithin, Light o Beyond your eyes. Never stop, Heroes (qué pasada) y Dreamer navegan por el hard rock “de radiofórmula”. Buen trabajo vocal de Oscar O’Brien anclado en las melodías cuidadas. La guitarra la lleva Miguel Martín, los teclados Carlos Jiménez, la batería Abel Ramos y el bajo Carlos García. Un grupo que está forjando año a año una discografía más que interesante, y no solo para amantes del género o adoradores de los sonidos más comerciales.

saurom-suenos-2015 Saurom – Sueños

La ambición de estos gaditanos les llevó a facturar un doble cedé con veintiséis cortes (más un bonus) que resume todo lo bueno que han compuesto desde que en 2001 debutaran, con una mezcla de temas alegres de corte folk con otros más íntimos y oscuros. Una instrumentación muy cuidada con arreglos detallistas, elaboadas melodías y letras bien pensadas. Las gaitas y el estribillo de Camino a las estrellas, la caña de La isla de los hombres solosNáufrago o El reino de las hadas, el medievo rompiendo en Músico de calle o El círculo juglar, las acústicas de Dalia, la luminosidad de Vive, la hímnica Memorias de un héroe, la fiesta de ¡Por fin es viernes! En definitiva, Saurom exploran todas sus facetas y nos descubren alguna más. Miguel Ángel Franco se sale en las voces, Narci Lara toca todo lo que puede (guitarras, flauta, violín y más), Santi Carrasco se encarga de pianos y teclados, Raúl Rueda de la guitarra principal, José Gallardo del bajo y Antonio Ruiz de la batería. Buen sonido, buenas canciones, mucha inspiración.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 77 seguidores