Nuevecondiez – Todo se pudre bajo el mismo sol – 2015

NCD

NUEVECONDIEZ – Todo se pudre bajo el mismo sol – 2015

La música que despliega NCD (Nuevecondiez) a lo largo de Todo se pudre bajo el mismo sol es espesa, ruda, rabiosa, creada en un collage de rock duro, hardcore, punk y toques de metal de los noventa. Requiere un par de escuchas atentas para poder saborear esta mezcolanza de armonías inspiradas, cambios rítmicos y estribillos bien resueltos, con algunos pasajes realmente acertados.

La banda se conforma en cuarteto con Fran Rubio a la voz y la guitarra, Isma Domínguez al bajo (bueno bueno), Diego Reyes a la batería y Fran Jiménez como guitarra solista. Las canciones las firma el grupo con letras de Rubio y colaboraciones de Arma X en dos temas. La producción corre a cargo de la banda y Diego Reyes en los estudios Ratapocha de Xijón. Como curiosidad, se masterizó en Alemania y Estados Unidos.

Algunas canciones destacan especialmente, deambulando por los diferentes caminos que NCD manejan en su particular mapa. Te quemas viene con un buen fraseo que discurre tras un pequeño cambio hacia un estribillo resuelto con acierto; la parte instrumental del final muy lograda y el toque vocal de Arma X le da un punto diferenciador. En Mayo retoman una composición antigua creando uno de los mejores temas del álbum, sobre todo por el crescendo desde ese inicio suave hasta la parte final, donde guitarras bien apoyadas y un gran bajo se engranan bien. Y si hablamos de guitarras, en Macabra redención encontramos las mejores, con una inspiración “metálica”, tanto por las rítmicas como por los solos. Además el tema cuenta con una letra original (“no quiero ser correa ni dueño, no quiero tu macabra redención”) y una acertada interpretación vocal. También hay un gran trabajo con cambios de ritmo en La senda del perdedor, ganadora por su equilibrio melódico voz/guitarra que engancha.

El vídeo/single elegido para presentar el trabajo se titula No hay piedad y, como el propio título, no perdona a nadie: “siempre fuiste unNCD banda perro fiel: dispuesto a callar”. Estructura más clásica de rock, sencillez en la interpretación y buen solo final. La inicial Todo se pudre bajo el mismo sol contiene elementos interesantes: trabajo acertado de batería (esos platos me gustan), buena línea de bajo y un riff poderoso.

NCD ha jugado a recrearse, quizá buscando un estilo propio entre toda esta amalgama de influencias. Temas como En los montes llaman la atención por atípicos, por saltarse las estructuras y los acordes normales y ganar con arreglos diferenciadores una interesante mezcla de  intensidades, desde el inicio melódico al juego vocal central con una rabia arrastrada. En la letra original de Mi caballo de Turín y la colaboración de Zyrus (Kaothic) chapoteamos en el hardcore melódico a lo NCD: “quiero sentir como muero por dentro, afianzando las ruinas de mi propio desprecio”. El cierre, la despedida punk rock, con De principios… deja ganas de más. Esta canción engancha, te hace saltar.

Banda de futuro que han fabricado con sudor, horas de ensayo y tesón un disco lleno de luces y aciertos por doquier, con buenas ideas bien interpretadas y un puñado de bofetadas sonoras.

NCD – No hay piedad

 

Alice Cooper. Por un billón de dólares – Sergio Martos

Alice CooperAlice Cooper. Por un billón de dólares – Sergio Martos (66 rpm ediciones)

Cuando comencé a leer por primera vez “Alice Cooper. Por un billón de dólares” yo era uno de esos curiosos que desconocía la historia de Alice Cooper y, desde luego, no sabía qué pintaban cada uno de los miembros de la Alice Cooper Band. El libro, vaya por delante, me encantó, así que no dudé ni un momento traerlo a esta sección. Con estas decidí ojearlo para recordar algunos detalles. Al minuto siguiente estaba volviendo a leer con entusiasmo el primer capítulo. Me paré e hice lo que te recomiendo que hagas si afrontas el libro de primeras: busca los álbumes de los Alice Cooper de aquellos años y pínchalos a la vez que lees. Ganará tu experiencia.

Sergio Martos se subió a su pasión por Alice Cooper (el personaje, el músico, la banda) y realizó numerosas entrevistas tanto al genio como a sus secuaces de aquellos primeros años: Dennis Dunaway, Neal Smith y Michael Bruce, sobre todo, pero también a Joe Greenberg, Dick Wagner o Janice Buxton, hermana del fallecido Glen Buxton. Con todo esto y una buena revisión de la hemeroteca nos llena de anécdotas, datos y opiniones variopintas sobre el ascenso del grupo a lo más alto de mercado musical y de la creatividad hasta su separación, dando puerta de salida al Alice Cooper “en solitario” de finales de los setenta.

En realidad, el mayor mérito de Sergio Martos es haber conseguido una coherencia narrativa mezclando retazos de innumerables entrevistas a estos personajes, y con una participación por parte de su voz de narrador ciertamente escasa. Esto hace que el libro, leSergio Martos y Alice Cooperjos de resultar un tostón de opiniones repetitivas o aburridas, se lea de un tirón con gusto, con la ansiedad del qué pasará. Y aplauso a la pasión que le pone. Esa subjetividad que le hace afirmar que Alice Cooper inventaron el glam, el punk y lo que setercie. Pero debo darle la razón en muchas de sus afirmaciones: sin el triunfo mediático del espectáculo de shock rock de esta banda quizá no hubiera sido lo mismo de David Bowie, Kiss, Marc Bolan y un largo listado que encontrarás esparcido por el libro.

Algunas anécdotas ya se han leído en otros sitios, pero contadas por el propio Alice o por los hombres que las sufrieron ganan enteros. Yo he descubierto cómo se fraguó el número de la guillotina o el de la camisa de fuerza o el sentido brutal de espectáculo que había en la casa que compartía la banda. Y, desde luego, explica muy bien la tremenda presión que llegar a número uno y querer vivir encaramado allí produjo en el grupo: dos discos y dos giras por año acabaron con su camaradería y el buen rollo. Y ahí se acaba el libro, justo cuando Alice Cooper lanza “Welcome to my nighmare”, en solitario. Y triunfa y ya no necesita más a sus colegas.

No te lo pierdas. Descubre los secretos de álbumes míticos como Killers, Love it to death o Billion dollars babies. Martos promete segunda parte. Ojalá esté pronto aquí.

 

Blues para novatos (2): Howlin’ Wolf

Howlin Wolf

Blues para novatos (2): Howlin’ Wolf

A principios de los sesenta gente como Mick Jagger o Buddy Guy soñaban con convertirse en Howlin’ Wolf. Nacido en 1910 a orillas del Mississippi, aprendió a modular su voz en los campos de algodón y la rellenó (paradoja) con las influencias del country blanco,en especial el cantante Jimmie Rodgers. Esta mezcla de raíz negra y blanca le dio una forma de cantar peculiar, llena de giros y “aullidos”, de ahí el apodo de “Howlin”.

Se dedicó a ganarse la vida para una audiencia reducida del sur en los años cuarenta (llegó a tener su propio programa de radio). No logró cierto reconocimiento comercial hasta que editó su primer single con la compañía Chess en 1951, de la mano de Sam Phillips (descubridor de Elvis poco después). Aquel año se mudó a Chicago, se dedicó a grabar canciones, tocar en garitos, enamorarse y tener dos hijos. Su primer álbum, una recopilación de sencillos, se editó en 1959: Moanin’ in the moonlight se convirtió en un icono para los cantantes blancos del boom británico de los sesenta con canciones como Smokestack lightnin’, How many more years? o Evil (is going on) . A su lado, genios como Willie Dixon, Sam Phillips o Willie Johnson, y todo el poder de los hermanos Chess. Cantaba, tocaba la armónica o la guitarra indistintamente.

Los años sesenta le encumbraron con algunas de sus grabaciones más famosas (Back door man, Spoonful) y el reconocimiento de jóvenes y brillantes músicos de la época, como Eric Clapton, Steve Winwood o los Rolling Stones, quienes le llevaron a actuar con ellos. Versiones suyas grabaron The Doors o Cream. Al final de la década su salud se resintió y sufrió varios ataques al corazón. Un violento accidente de coche en 1970 prácticamente le dejó incapacitado. Hasta su muerte en 1976 su actividad fue cada vez menor y sus conciertos muy cortos.

He aquí una pequeña gran selección de este monstruo de las cuerdas vocales y excelente compositor.

Howlin’ Wolf – Smokestack lightnin’

 

Howlin’ Wolf – Spoonful

 

Howlin’ Wolf – I’ve been abused

 

Howlin’ Wolf – Evil (is going on)

 

 

Los Lugërs – Ritual – 2015

lugrers_ritual

Los Lügers – Ritual – 2015

El trío aragonés Los Lügers han vuelto a publicar un álbum directo como un misil Tomahawk y afilado como una cuchilla de duramantium. Mantienen su estilo anclado entre Motorhead, Turbonegro, Misfits y muchos ramalazos a clásicos del hard rock de los noventa, un power trío volcánico sin ningún tipo de freno. Han centrado las letras en historias de cine sobre condenados, sangre, licántropos y el mismo diablo.

El alma del grupo sigue siendo Lex Lüger, guitarra y voz, acompañado para la grabación de Skull Lüger a la batería y Ace Lüger al bajo, quien recientemente ha abandonado el grupo y ha sido sustituido por otro “hermano” de nombre Barlow Lüger. El álbum lo ha producido Xavi Estivill.

Los Lügers comienzan con una intro (Ritual) y la brutal Venganza,primer single, con el sonido más Lemmy de todo el álbum. Los-Lugers-banda-e1432109073303Aullidos sirve de ejemplo completo al conjunto del disco: riff veloz sobre una base rítmica compacta, línea vocal melódica y un estribillo para poder cantar en directo, un solo logrado y cortito y un final para saltar, todo en poco más de tres minutos. Psycho se vuelve un poco más oscura y rítmica con la historia de un psicópata que se cura con la sangre de sus víctimas, recordando la historia de American Psycho. Una de mis favoritas, Terror ciego, vuelve a las armonías de guitarra algo más accesibles y al coro pegadizo, un interludio y un solo acertado para el gran final.

La historia de Lobo adolescente no está muy lograda pero la melodía y el riff principal enganchan. En cambio, Las puertas vuelve a una senda más hard rock, con buena pegada y una construcción interesante. Más decantada hacia Misfits suena Nosferatu, apenas dos minutos de pogo y baile demoníaco. Y para cerrar, un homenaje a la película del mismo título, Jóvenes ocultos, vampiros adolescentes, que comienza con una intro espectacular, otro buen riff y una línea vocal con un puente cortante y un estribillo de los que merecen la pena, muy bien cantada.

El álbum lo puedes escuchar entero en bandcamp y adquirirlo a través de su web. Un buen artefacto, ruidoso, construido con rabia y buen gusto… por lo oculto. ¡¡¡Terrock!!!

Los Lügers – Ritual 

Sexo en el rock (6): solo lo hago en mi moto (sexo sobre ruedas)

Sexo sobre ruedas 1

Sexo y rock (6) – Sexo sobre ruedas

Es otro de los clásicos postadolescentes. Bueno, y de apretones a cualquier edad. Tener sexo en el asiento de atrás del coche. O tener sexo indiscreto mientras conduces. O, ¿por qué no subido en tu moto? De camiones no he encontrado ninguna pero seguro que alguien por aquí sugiere una.

Nuestra pequeña selección de las experiencias que nuestras estrellas roqueras han tenido dentro (o encima) de sus vehículos.

Obús – Solo lo hago en mi moto

El inspirador por excelencia del sexo sobre ruedas, el gran Fortu (cantante de Obús), se lo hace en su moto y asegura que te va a gustar. Rodando fuera de control, teniendo sexo sobre ruedas. Tentador.

 

Van Halen – Panama

Al vicioso de David Lee Roth (cantante de Van Halen) le dijeron en una entrevista que en sus canciones solo hablaba de chicas o coches. Se picó y decidió hacer una canción sobre ambos temas. Panama se dedicó a hablar con la entrepierna de David mientras él intentaba llevarla a casa.

 

Nickelback – Animals

Quizá inspirado por la anterior tonadilla, Chad Kroeger canta una inspirada relación al volante de su coche: las manos de su acompañante entre sus piernas mientras él maneja el volante.

 

Bruce Springsteen – Fire

El bueno de Bruce conduce su coche y, un poco macho-man, le dice a la chica que es imposible que se resista. Tú dices que no me amas pero cuando me beses… Fire!

 

Bob Seger – Night moves

En el asiento trasero de su Chevy,  Bob comparte misterios en el dulce y tórrido verano. Las películas al “aire libre” son otra cosa con un coche y buena compañía.

 

Meatloaf – Paradise by the dashboard light

Una historia con final… ¿feliz? Mr. Meatloaf tuvo que prometer a su compañera amarla hasta el fin de los días para poder “pasar a mayores”. Y ahora se lamenta esperando que ese “final” llegue pronto…

 

 Poison – Talk dirty to me

Fíjate el vicioso de Bret Michaels (cantante de Poison). Se lleva a la chica al rinconcito de atrás y le pide que le diga cositas sucias al oído. Pillín.

 

Loquillo y Los Trogloditas – Cadillac solitario

A un viejo Cadillac segunda mano Loquillo sube a sus conquistas. Pero, cuando se queda solo, sentado en su coche, fumando, echa de menos a una chica en concreto, parado en una curva, al amanecer… La mejor para su asiento de atrás.

 

Si te ha gustado, echa un ojo y dos orejas a nuestra sección de SEXO EN EL ROCK

 

 

Los Suaves – Maldita sea mi suerte – 1991

los_suaves-maldita_sea_mi_suerte-frontal

Los Suaves – Maldita sea mi suerte – 1991

Aunque llevaban diez años dando guerra ya, Los Suaves a principios de los años noventa contaban con tan solo tres discos en estudio y un doble directo (Suave es la noche ). Y, por increíble que parezca, eran una banda en evolución que llegaron con este Maldita sea mi suerte a su mejor momento, inspirados para grabar un álbum repleto de grandes canciones, maduro, rocoso en el corazón y duro en las letras, pero con viscerales momentos de amor desarraigado. Además, Yosi (cantante, guitarra y principal compositor y letrista) pone voz al desarraigo del que vive en la calle (Pardao), al abuso sexual de menores (Pobre Sara), al traicionado por la vida (Parece que aún fue ayer) y al que languidece en su soledad (Pensando en ti). Y, eso sí, mucho rock y mucha fiesta (Dame rock and roll).

Por entonces Los Suaves lo conformaban Yosi, Ramón “Montxo” Costoya y Alberto Cereijo (debutando) a las guitarras, Carlos “Charli” Los suaves doble cedeDomínguez al bajo y Angel “Gelo” Barrio a la batería. El álbum se grabó en los estudios Kirios de Madrid en la primavera de 1991, con Juan Miguel Sánchez a los mandos y la colaboración de Pedro García y Alfredo de La Fuente a los controles. Se marcaron un álbum doble (también en cedé) con nueve canciones más dos versiones acústicas de regalo.

El comienzo con Viajando al fin de la noche no puede ser más directo: buenos riffs, un intercambio de solos y cambios, con una letra donde se suplica un nuevo corazón para seguir adelante, arena en los oídos y piedras en el alma. La gran sorpresa en el segundo corte: Pardao comienza en acústico, una guitarra de doce cuerdas, para ir subiendo de tono, sumando guitarras, capas, arreglos, hasta completar la historia de este don Nadie que se dedica con su vieja guitarra a recorrer la calle. Diez minutos de sube y baja,  intercambio de momentos acústicos y eléctricos y un fantástico final, un auténtico trallazo heavy rock que se funde con las acústicas y el ruido de la calle y la voz de Carlos Pina (Panzer), que escupe un discurso tan actual como trágico.

Los Suaves – Pardao

 

Una de mis favoritas de los gallegos vuelve a menearnos el culo. Parece que aún fue ayer combina el lamento de quien desespera por haber perdido sus ilusiones con un riff sencillo y bien arreglado, una estupenda línea de bajo y, de nuevo, la guitarra del joven Cereijo impresionando, con esa combinación de técnica y feeling tan característica. Sencilla, clásico estilo de la banda, efectiva, te engancha. Sube el tono y el ritmo para Maldita sea mi suerte, uno de los cortes más breves, pero con unos punteos acertados y buena batería: lo mejor la parte final, con la guitarra distorsionada, los efectos sonoros y los coros.

Pobre Sara suena en nuestros oídos con un mensaje terrible, el del abuso que sufre una niña por parte de su padre noche tras noche (“tan solo quince años y ahora se ahoga empezando a nadar”). Inicia un riff típico de Yosi al que sigue un ritmo sincopado y cortante bajo la voz principal. Una canción sin estribillo, pues aunque la estructura melódica se repite la letra cambia a medida que la historia avanza, hasta culminar con un terrible “nunca le conté a nadie por qué aquella noche Sara murió”. Una confesión donde es palpable cómo Yosi, más allá de sus peculiaridades y limitaciones técnicas como cantante, vive las canciones, las hace grandes con su dramatismo apasionado.

Los suaves doble viniloEs increíble que se atrevieran con un tema de casi veinte minutos en los que tres cuartas partes las llena un extenso intercambio de solos de guitarra a cargo de una docena de invitados, entre los que destacan gente como Alvin Lee (Ten Years After), Carlos Raya (Sangre Azul, MClan), Gero (Ñu, Saratoga), Manolo Arias (Niagara, Bella Bestia) o Paco Ventura (Medina Azahara). Más allá de la curiosidad y tratar de adivinar quién es quién, La noche se muere vuelve al ritmo veloz y tiene un buen estribillo. Tras esta orgásmica apuesta, y un comienzo donde Cereijo demuestra su amor por un tal Eddie Van Halen, el clásico rock twin guitars de Dame rock and roll suena a gloria, con Thin Lizzy encapotado por ahí. Tres minutos (sin la intro) de fuera tonterías, dame fiesta que “es fin de semana y queremos acción” y a gritar saltando sudorosos.

El sonido de todo el álbum marcó los siguientes años de la banda, pero en especial se nota en Tiempo perdido. Cereijo resultó un gran acierto para orientar el cambio de estilo, darle más técnica, más estructura y más empaque a las excelentes composiciones de Yosi. Armónica incluida, sirve como confesionario del perdedor “me han quitado a mi mujer, mi amante no me hace caso (…) en esta historia, hermano, siempre nos toca perder”. Para cerrar, Pensando en ti, otro desolador poema donde recordar a tempranas horas de la mañana el amor, las fiestas antiguas y la caída en el alcohol, redundante en la discografía de Los Suaves. La canción tiene una estructura sencilla y algunos buenos pasajes melódicos, aunque, la verdad, en comparación con el resto del álbum se queda a medio camino.

El disco contiene, además, sendas versiones acústicas de Tiempo perdido y Parece que aún fue ayer, algo descafeinadas pero bien arregladas, y un mensaje oculto de Yosi: entre ruidos de animales, narra al revés una frase de Blade Runner. Si quieres escucharla, debes girar el vinilo al revés… Tecnología antigua, baby.

Los Suaves – Maldita sea mi suerte

Guerra de Décadas (6): Rush

Rush

Guerra de décadas: Rush 70 vs. Rush 80

De vez en cuando en el blog nos gusta crear polémica, y en esta sección titulada Guerra de décadas enfrentamos la producción musical de diferentes épocas en el recorrido de grandes bandas del rock. Hoy, nos atrevemos con uno de los mitos del rock progresivo: Rush. Desde sus inicios a principios de los setenta hasta hoy en día han acumulado suficiente material de calidad para mantenernos un fin de semana atentos sin parar. Sus épocas más populares, quizá las mejores, fueron los años setenta y los años ochenta. Enfrentémoslos.

En los setenta editaron seis discos en estudio en apenas seis años, incluyendo maravillas como A farewell to kings o 2112, y un directo. Desarrollaron su estilo complejo, lleno de matices y arreglos, donde la voz de Geddy Lee, la guitarra de Alex Lifeson y la increíble percusión de Neil Pearl asombraban.

Llegaron los ochenta con un giro hacia temas más cortos , sintetizadores y estructuras menos cargadas, pero sin perder la calidad técnica y compositiva. El álbum de 1980 Permanent waves ya les ponía en las listas de ventas pero fue el siguiente Moving pictures el que les catapultó al estrellato. En esta década, ocho largos en estudio y dos directos.

¿Qué época fue mejor? ¿Prefieres las canciones de los setenta o las producciones de los ochenta? Aquí os dejo una muestra de cada para decidir.

Rush 70s

2112

Closer to the heart

La Villa Strangiato

Rush 80s

The spirit of radio

Tom Sawyer

The big money

Publicado en Guerra de Décadas. Etiquetas: . 6 Comments »
Rock Telegram

Rock, metal y guitarras ruidosas

Noti pornoz

Los Videos Mas sexy de la internet XXX

kingcurtis

Just another WordPress.com weblog

Luna Oscura Princess

La Dualidad De Un Sueño

PAULAMULE

Rock, metal y guitarras ruidosas

El caimán sincopado

Rock, metal y guitarras ruidosas

Sangre Española

Lo mejor de la música española del siglo XX

Tecnesencia

La Esencia de la Tecnología y la Ciencia

Arteatromexperu's Weblog

Just another WordPress.com weblog

Draw the Line

Cultura rockera y fotográfica

El mundo de los locos

DESPIERTA ! ... el momento es AHORA

Los 40 son los nuevos 30

Sí, pero cada vez más gente me llama de usted

Venustas Diabolicus

Webzine Dedicated to Supporting Black Metal

bibliotecadealejandriaargentina

ver, leer,sorprender,imaginar e investigar libremente

ScritoradeletraS

Letras convertidas en palabras para soñar y volar

Listas spotify- Spotify Lists

Las mejores listas de spotify- The best spotify lists

ALGO DE JAZZ, BLUES, ROCK...

La música que me sorprende. Music that amazes me.

jositoscorner

MI RINCON,EL TUYO,EL NUESTRO

EDULCORANTES NATURALES

Palabras viscerales en textos inconexos

On The Route

back to vinyl

ON THE ROUTE

Rock, metal y guitarras ruidosas

365 RadioBlog

Canciones contadas cada día

La Montana Rusa Radio Jazz

BIENVENIDO A LA WEB DE LIBERTAD JAZZERA, RADIO PODCAST SOBRE FREE JAZZ Y AVANTGARDE Y LA MONTAÑA RUSA, RADIO PODCAST SOBRE JAZZ CLÁSICO Y CONTEMPORÁNEO TODAS LAS SEMANAS, EL MEJOR JAZZ PARA TUS OREJAS

El espacio de Chus

Un blog de rebote

citizen guzz

Rock, metal y guitarras ruidosas

La Caja Del Rock

Rock, metal y guitarras ruidosas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 69 seguidores